domingo, 10 de enero de 2010

I. PUNTO DE PARTIDA

Los documentos oficiales y los discursos de la administración y de los políticos vinculados al aparato burocrático, le anuncian al país que dentro de pocos meses Colombia celebrará doscientos años de vida independiente. Nos parece necesario sostener lo contrario: en Colombia jamás hemos tenido ninguna independencia.

Con excepción de Simón Bolívar y de unos pocos escritores y activistas, quienes han tenido cierta relevancia en nuestra historia común han buscado llevarnos hacia una actitud dependiente. Durante tres siglos fuimos una colonia de España, luego, por obsecuencia, de distintos países de Europa, después nos conformamos con ser un espacio vencido para que se desarrollara el pensamiento de Francia o la expresión literaria de España, e inclusive para que hicieran proselitismo células de una retorcida acción política de extrema derecha, sin que nada de ello haya interrumpido el hecho de que, desde la segunda mitad del siglo XIX, comenzamos a ser lo que todavía somos: una colonia militar, económica y política de los Estados Unidos.

Ahora mismo aceptamos como un hecho que la actitud que nos produce mayores beneficios es la de permanecer de rodillas ante el imperio. Los últimos episodios de nuestra política internacional señalan que somos seres obedientes, sometidos, siempre de acuerdo con el poder, con el más fuerte. Para qué recordar nuestra condescendencia frente a Washington en las primeras décadas de la Revolución Cubana; o el hecho de que hayamos sido el “Caín de Latinoamérica”, cuando defendimos la posición de Gran Bretaña en la guerra de las Malvinas; o el respaldo que ofrecimos a los invasores de Irak. No podemos aceptar, con los partidarios del gobierno, que esa falta de carácter sea una ventaja. Y no nos gusta nuestro caminar de cangrejo.

Duele pensar que mientras América Latina intenta modificar a fondo su fisonomía política, Colombia hace fila detrás de un secundario plato de lentejas. No es una coincidencia que los últimos gobiernos hayan insistido, uno tras otro, en llegar a acuerdos de libre comercio que nos ubican en una pretendida postmodernidad sin que importe el sacrificio de millones de artesanos y de campesinos. Tampoco, que la administración Uribe haya sido cómplice del atropello de la soberanía, en torno al uso de las bases militares por las fuerzas de los Estados Unidos. Menos, que el ataque en el Ecuador haya violado el territorio de un vecino, que siempre fue, y ha sido, solidario con Colombia. Nosotros queremos hacer énfasis sobre estos asuntos porque, como desplazados de un país que cada día se vuelve más áspero y difícil, pensamos que tienen importancia para nuestro futuro colectivo.


1 comentario:

  1. Que bien este blog¡¡¡ Voy a difundir lo más posible sus contenidos para hacer campaña al primo Fernando. No olviden ponerlo en muchos directorios de blogs para su mayor publicidad. Mil felicidades y adelante siempre¡¡¡

    Posdata: Un datico. En menos de dos minutos pueden simplificar el nombre del blog, es decir, en vez de www.pdagaravito2010.blogspot.com puede quedar www.pdagaravito2010.tk igual queda entrando a la página por ambas direcciones. Los invito a mi blog www.catarsisperpetua.tk

    Felicidades.

    ResponderEliminar